sábado, 9 de mayo de 2015

Personal: los últimos meses


Tal y como lo sospeché a finales del año pasado, este 2015 ha estado duro. No malo, desde que aprendí a contemplar las dificultades como retos y oportunidades de aprendizaje en lugar de desgracias creo que no volveré a tener un año “malo”, pero incluso con la mejor de las actitudes no he podido dejar de ser humana: una ensalada de huesos, órganos y muchísimas emociones.