viernes, 16 de enero de 2015

Recetas: batidos de frutas.

¡Hola hola! hoy vengo a compartir con ustedes algo muy veloz y no-literario, pero que hace bastante tiempo vienen pidiéndome por Instagram: las recetas de los diversos "batidos" que suelo prepararme.


Antes, eso sí, quería decirles algunas cosillas. En primer lugar ¡muchísimas gracias por la hermosa recepción que tuvo el video! Me emocioné muchísimo con los bonitos comentarios que me dejaron y también me reí a carcajadas con los relacionados a Pusheen y aparente la fluffidad de mi existencia. Se me hizo muy particular y curiosa la impresión que muchas personas se llevaron de mi después de ver el video, porque jamás había tenido la percepción de ser tierna (al contrario, siempre soy muy seria y a veces tengo resting bitchface) pero supongo que también el contexto me hizo emocionarme y Pusheen-earme para lucir de aquella forma. De todos modos, muchísimas gracias <3 por ver el video, leer mis entradas y dejar sus preciosos comentarios. Sé que lo digo con frecuencia, pero la emoción sigue tan latente en mí que no puedo evitar agradecerles por todo cada vez que se me presenta la oportunidad.

Lo segundo que quería mencionarles es algo que espero que no les moleste. Jamás pensé que llegaría este punto, pero sorpresiva (y a la vez emocionantemente) llegó: estoy recibiendo tantos de sus bonitos comentarios que se me está haciendo algo difícil contestarlos todos, especialmente cuando se me acumulan. No me gusta la idea de empezar a responderles con comentarios estándar y sin alma, todos iguales, diciendo “gracias por tu comentario” y listo, asique he decidido que a los que no pueda contestar o sencillamente merezcan una respuesta breve (como un “¡muchas gracias! <3”) comenzaré a colocarles un “me gusta”, para que de todas formas sepan que lo leí (que es lo que más me importa para mantener la cercanía que tengo con ustedes). De todo corazón espero que esto no les moleste, pero quisiera que también sepan que todo comentario en el que me dejen una pregunta o reflexión que definitivamente merezca una respuesta, lo contestaré. Me preocupa mucho mantener esta bonita cercanía que hemos desarrollado pero a la vez no quiero comenzar a darles respuestas vacías. Por lo mismo, espero que esta medida no los moleste, y que no se decepcionen ni entristezcan si alguna vez no contesto sus comentarios. Lo que sí deben saber, es que sí o sí los leo, y todos los guardo en mi corazón.

Ahora, después de ese gigantesco preámbulo (¿se han dado cuenta que soy experta en preámbulos? Qué terrible) a lo que veníamos hoy:


Todas estas recetas son muy sencillas y no deberían causarles dificultades para realizarlas. Con una licuadora, un refrigerador y fruta ¡están listos! Para el caso de absolutamente todos los batidos, entre más frío lo quieran, se sugiere que congelen la fruta anteriormente (sea la fruta que sea). En mi caso, como consumo bastantes batidos de frutilla, con mi mamá en general metemos de a 10 frutillas en bolsitas de plástico y las mantenemos en el congelador. Lo mismo se puede hacer con plátano (lo parten en dos, lo meten en bolsitas, y al congelador) y con cualquier fruta. En general porcionen la fruta en grupitos de aproximadamente el tamaño de un puño y un poquito más grande. Un “puño y un poquito más” de frutilla, de plátano, de melón, de arándanos, de la fruta que les guste.

Para el dulzor, utilicen su endulzante de preferencia y vayan probando a medida que preparan el batido (obviamente deteniendo la licuadora, no vayan a hacer estallar la licuadora o sacarse un dedo). Como soy insulino-resistente, en general utilizo cualquier endulzante que no sea azúcar, desde Stevia a una cuestión que no recuerdo como se llama pero es igual al Splenda gringo. En caso de que su endulzante venga en gotitas o polvito, échenlo directamente a la licuadora. Si viene en pastillas, disuélvanlas en un poco del líquido con el que van a hacer el batido (agua o leche) antes de echarlas a la licuadora, o muélanlas. Si el batido les queda muy dulce, agregan más líquido. Si les queda poco dulce, más endulzante.

Casi todas las recetas se hacen de la misma forma, por eso se me hace un poco raro dárselas de forma detallada, pero aquí están. Pd. En lo personal cocino siempre muy al ojo, pero ¡funciona! No se preocupen si su vaso es más grande o más pequeño que el mío porque son detalles, el batido va a funcionar exactamente igual.

→ Jugo o batido de frutilla: 10 frutillas (congeladas o no congeladas) + 1 vaso y 1/2 de agua (si tienen vasos pequeños, usen 2 o 3) + endulzante a gusto. Todo a la licuadora por 15 segundos aprox y ¡listo! Si lo quieren más espeso (como yo me preparé esta mañana) basta con que le agreguen menos agua. Si quieren hacer un jugo más abundante para la familia, más agua. Y si se pone muy desabrido y pierde sabor, más frutillas.

→ Milkshake de frutilla: 10 frutillas (congeladas o no congeladas, aunque mejor si están congeladas) + 1 vaso y 1/2 de su leche preferida (de vaca, de soya, de almendras, de avena, de lo que gusten) + endulzante a gusto. Todo a la licuadora por 15 segundos aprox y ¡listo!

→ Milkshake de frutilla y plátano: Entre 10 y 8 frutillas (congeladas o no congeladas, aunque mejor si están congeladas) + 1 plátano entero (o medio, si no quieren que quede con tanto sabor a plátano, congelado o no congelado) + 1 vaso y 1/2 de su leche preferida + endulzante a gusto. Todo a la licuadora por 15 segundos aprox y ¡listo!

→ Milkshake espesa o “helado” de frutilla: Echen 10 frutillas (esta vez congeladas, sí o sí) a la licuadora y agréguenle aproximadamente medio vaso de su leche de preferencia + endulzante a gusto. Comiencen a batir en la licuadora de a poco, idealmente en ese modo que permite batir “intermitentemente” y si su licuadora no lo tiene, en la velocidad más baja, deteniéndose cada cierto tiempo. Si ven que la mezcla está muy estancada, agreguen más leche al ojo y de a poco, batiendo cada cierto tiempo. Hagan esto hasta que toda la frutilla esté molida. Deberían obtener una mezcla similar a un milkshake, pero notablemente más espesa. Si no funciona, le pueden agregar más leche y lo transforman todo en un milkshake normal. Si lo quieren con un dejo de plátano, agregan las mismas proporciones que en el milkshake de frutilla y plátano.

¡Y creo que esas son todas mis recetas! En el fondo todas siguen el mismo patrón de: un puñado de fruta + un vaso y medio de líquido + endulzante, y listo. Entre más liquido agreguen, más – valga la redundancia – líquido quedará el batido. Entre menos agreguen, más espeso. Y eso es todo. Si ni su fruta ni su agua están frías, a veces también pueden agregar hielo. Yo soy fanática de los berries y el plátano, asique en general preparo todos mis batidos con esas frutas. Pero se puede seguir exactamente el mismo patrón con cualquier fruta.

¡Eso es todo! Realmente espero que mi explicación les sirviera, y cualquier consulta, no duden dejarla en los comentarios :-D si hacen los batidos y les toman fotitos, avísenme en Instagram para ver (y envidiar) sus ricas preparaciones. Un abrazo grande y muchísimas gracias por leer <3

No hay comentarios:

Publicar un comentario