miércoles, 24 de diciembre de 2014

El post de Navidad + información sobre proyecto audiovisual

Y llegó la Navidad ¿se dan cuenta lo rápido que se fue el año? ¿se dan cuenta lo cliché que es la pregunta que acabo de hacer?

Próximamente iniciaré el cierre del año en el blog con múltiples reflexiones, la publicación de los ganadores del concurso (resultado que espero tener para antes de fin de año, por mientras les recuerdo que todavía pueden participar, haciendo click aquí) y espero poder terminar Dr. Zhivago antes del 31 de Diciembre para poder cerrar de forma precisa el 2014 con una última reseña. Después, para el 2015, se vienen muchos, muchos proyectos emocionantes.

Pero antes, por supuesto, quería desearles una muy Feliz Navidad. Como atea y reacia a las instancias obligatorias para entregar regalos y comprar de manera compulsiva, la Navidad no es demasiado especial para mí. Sin embargo, debo decir que la disfruto como excusa para dibujos, decoración, dar y recibir regalos (con personas determinadas), comer en exceso, fingir que estamos en época de nieve y chimeneas encendidas, escuchar a mi abuela cantar en polaco, y pasar un momento familiar. Por lo mismo decidí hacer éste dibujito, entre humorada y simpatía Navideña, riéndome un poco de los muchos ateos que disfrutamos de la Navidad a pesar de ser estrictamente una celebración religiosa.
Navidad felina y atea
En un principio pretendía transformarlo en tarjetitas Navideñas, pero lamentablemente el proyecto no resultó mucho. De todas formas les obsequio el dibujito con mucho cariño, y les deseo que pasen una agradable nochebuena junto a sus familiares, abundantes platos de comida deliciosa, y que les regalen todo lo que querían (porque seamos sinceros ¿a quién no le gustan los regalos?).

Además de los saludos Navideños de rigor, quería contarles de un pequeño, pequeñísimo proyecto en el que me estoy embarcando. Les cuento: como muchos notarán tras haber observado un poco de lo que hago en el maravilloso mundo que es la internec, además de la literatura, amo la fotografía y la comunicación audiovisual. Si revisan mis cuentas de Vimeo o Youtube, he subido algunos videos, pero ninguno particularmente destacable porque lo cierto es que aunque soy una gran entusiasta de la filmación, sé muy poco al respecto, y todavía menos de edición. Sin embargo, toda mi vida he querido embarcarme en la filmación de pequeños… ¿documentales? ¿se le pueden llamar documentales? ¿o video diarios? Básicamente el registro de aventuras, tanto cotidianas, como menos cotidianas, en formato audiovisual. Pero nunca se me había presentado la oportunidad precisa para juntar la decisión necesaria y ponerme a filmar y editar con esfuerzo, y perder el temor a aparecer hablando frente a la cámara. Hasta ahora.

De forma sumamente sorpresiva, improvisada y muy bella, surgió que viajaré a Punta Arenas y Torres Del Paine a fine de Febrero, y en cuanto tuve mis pasajes comprados, supe que no podía desaprovechar esta oportunidad para, además de dejar un registro fotográfico, dejar un registro audiovisual bello y bien hecho para recordar de forma apropiada una aventura del calibre de ésta. El problema, es que no tengo práctica, y que si ahora mismo me mandaran a Torres Del Paine, lo más probable es que regresaría con un video y una serie de filmaciones peor que mediocres.  

Por lo mismo, he decidido ponerme a practicar antes. A practicar composición, edición, y todo lo que necesita un video audiovisualmente grato. No pretendo hacer una obra maestra, pero sí algo que me haga sentir conforme.  Y en todo este tiempo que tendré antes de viajar, intentaré hacer la mayor cantidad de videos que me sea posible. De las cosas más nimias, desde ir a comprar el pan, salidas con amistades, o como hice en mi primer video: el registro de una cotidianidad agradable y bonita.

El proceso de filmar se me ha hecho algo difícil, sin duda más difícil que la fotografía. A veces temo que la persona con la que estoy no quiera ser filmada, a veces peleo un poco con el enfoque, a veces temo ir muy concentrada en la filmación y que me roben la cámara en la calle; pero espero que con la práctica y con esfuerzo, todas estas trancas o pequeñas dificultades audiovisuales vayan disminuyendo. También, cualquier crítica constructiva, consejo, tip, o lo que sea, será sumamente bien recibido.

Por lo que para finalizar, los dejo con “Domingo”, el primero de los videítos que comencé a filmar en mi moción de empezar a practicar, y que básicamente pretende retratar el sentimiento acogedor que experimenté el domingo pasado al armar el arbolito de Navidad con mi abuela (arbolito que es real, razón por la que lo construimos y desarmamos pocos días antes y después de Navidad para que no sufra mucho al interior de la casa), y posteriormente preparar galletitas en compañía de los múltiples felinos que rodean mi vida.

Espero que disfruten del videíto tanto como yo disfruté armándolo, filmándolo, aprendiendo y viviendo lo que quedó registrado, y les deseo una muy bonita, amena y rica Navidad. Como siempre, muchísimas gracias por sus comentarios y por leer <3   

No hay comentarios:

Publicar un comentario