domingo, 30 de noviembre de 2014

Not Forgetting The Whale, por John Ironmonger

Es sábado por la tarde (al menos lo era cuando comencé a escribir esto). Después de varios días seguidos de calor infernal, afuera llueve, la temperatura desciende, un café con leche humea en mi velador y la Misiu se me acurruca entre las mantas que me cubren mientras escribo esto. Han sido días agradables; se acabó mi práctica, se acabaron las clases en mi universidad, y tan solo falta que me den un par de notas para saber si ya estoy oficialmente de vacaciones o no. El jueves pasado cumplí mi sueño de poder subirme y andar “por mi cuenta” en un longboard y hoy, después de 10 años, volví a patinar (en patines). La productividad y la emoción de las vacaciones comienzan a sentirse.

Además de lo anterior, hace un par de días me terminé Not Forgetting The Whale, el segundo libro que me envió Bookdepository para reseñar, y hoy vengo a contarles lo que me pareció.

Untitled

sábado, 22 de noviembre de 2014

CONCURSO + información anexa

Y se está terminando el semestre. Todavía falta, pero poquito, poquito, cada vez menos.

Como siempre, tengo hartas cosas que contarles, muchos proyectos, lecturas y críticas en mente, pero hoy vengo (por fin) a ejecutar algo que - espero - sea entretenido para ustedes y amenice un poco el fin de éste año/semestre, el cuál ha sido particularmente especial para mí y espero que también lo haya sido para ustedes: 

EEEEE

sábado, 15 de noviembre de 2014

Favoritos de Octubre + información extra desorganizada y cursi

Es viernes (POR FIN _ ) y casi las 9 de la noche en punto. Acabo de despertar de una larga y merecida siesta después de pasar un día agotador luchando en la calurosa jungla de asfalto, la cual hoy estaba más caótica que de costumbre después de la falla masiva del metro. Apenas llegué a casa, me quité los zapatos, me eché en la cama, suspiré, cerré los ojos y me quedé dormida. Un instante de paz, por fin, considerando que estos últimos días han sido tanto emocional, como física, como mentalmente intensos y que a estas alturas del año las energías ya no son las mismas.

Ya estamos a mitad de Noviembre, pero desde que terminó Octubre que vengo intentando hallar un momento entre todo lo que tengo que hacer para la U para compartir con ustedes algo que hace mucho tiempo quería intentar: Dejar registro de los favoritos de cada mes. Recuerdo que en Agosto me descubrí intentando empezar con un “Los favoritos de Agosto” pero no podía recordar en un solo instante todo lo bello que me había pasado durante un mes. Por mismo, cuando empezó Octubre y las eventos bellos comenzaron a sucederse, comencé a tomar notas en mi celular de todas las cosas que me iban emocionando en el trayecto, hasta que terminó Octubre, y en el primer instante de tranquilidad que tuve, hice algunos dibujos, aprovechando también la oportunidad para seguir soltando la mano en esta actividad que tanto me gusta pero a la vez tanto me cuesta a veces.

Actualmente estoy anotando las cosas bellas de Noviembre y estuve a punto de no aguantarme y escribir de sopetón dos meses juntos, pero me pareció que si ya tenía los dibujos de Octubre hechos, quería conservar un orden e ir de a uno. Espero que no postear “Los Favoritos de Noviembre” en Navidad zi.

El proyecto me pareció especialmente bonito, porque además de ser una oportunidad para desarrollarnos en distintas áreas (dibujar, escribir, fotografiar, etc) ayuda a tomar consciencia de la cantidad de cosas positivas que pueden ocurrir en un breve periodo de tiempo como un mes. En medio de lo inherentemente emo que soy, todo emprendimiento que ayude a contemplar las cosas bonitas de la vida me parece apreciable y considerable. Realmente recomiendo hacer esto, aunque sea como un ejercicio personal.

Ahora, procedamos: