sábado, 9 de agosto de 2014

Leer en Inglés + mensaje cursi

Y se terminó la primera semana de clases EEE, lo que significa que todavía tengo un instante para mí, mi escritura torpe y el blogsito antes de que el semestre se ponga hardcore y tenga que dedicar hasta el tiempo que utilizo para ir al baño para estudiar y hacer trabajos.

Hoy vengo a contarles de algo que espero sirva de ayuda y ligera relevancia pública, pero antes, hay algo que tengo que decirles sobre los comentarios… y me daré la libertad de ponerme cursi y contarles una historia cursi.

 photo gracias.jpg

Cuando estaba en el colegio, nunca salía de la sala porque me daba miedo la gente. Me daban miedo las aglomeraciones de adolescentes frente al baño, me daba miedo que me miraran y se rieran, me daba miedo que notaran mis imperfecciones (tanto físicas como psicológicas) y mi completa insignificancia. Nunca fui popular. Siempre fui (y todavía siento que soy) de las antisociales, de las raras, de las muy ñoñas. Me sudaban las manos y se me bajaba la presión cuando la profesora de gimnasia mezclaba los cursos para hacer equipos de handball, porque me daba miedo hablarle a cualquier persona que no fuese de mi curso. Me daba miedo que se rieran, que me encontraran tonta, fea, ridícula, fome. Y toda mi vida me sentí poco popular.

No es que las cosas hayan cambiado demasiado, pero no puedo ignorar el hecho de que repentinamente aparecieron 400 seguidores nuevos en Instagram y repentinamente pasé de recibir solo comentarios de mi mamá sobre lo que escribía en el blog, a recibir una cantidad considerable de comentarios de personas desconocidas. Comentarios positivos, comentarios bonitos, amables, dulces, simpáticos, de personas que no tienen por qué hacerlo, de personas que no están comprometidas conmigo, sin embargo se dan el trabajo de escribirme algo, de apoyarme.

No sé cómo pasó esto, pero no puedo no-decir que me emociona un montón y que de cierta formase siente como empezar a cumplir un pequeño sueñito, el sueñito de que lo que escriba le interese a alguien. Espero que esto que estoy diciendo no espante a nadie (típico que me pongo llorona y agradecida y todos desaparecen AJAJAJA qué triste). Pero realmente necesito agradecerles. Necesito agradecerles por los comentarios bonitos en Instagram, por los comentarios preciosos en el blog. Porque por primera vez en mi vida siento que todas las tonteras que hago le interesan a alguien, y no solo interesan, sino que han motivado a algunos, entusiasmado a otros, e interesado en la lectura a otros más.

Además de agradecerles, vengo también a disculparme en caso de que por algún motivo no conteste algún comentario. Hace algún rato estuve revisando todos los comentarios sin contestar que tenía pendientes, y encontré algunos de hace más de dos meses que creía haber contestado pero que no tenían respuesta. Me apenó mucho, porque cuando yo escribo comentarios también espero recibir alguna respuesta, aunque sea cortita; pero por motivos que no comprendo, esos comentarios (que algunos sí había leído, y otros me eran completamente desconocidos y nuevos) no tenían respuestas.

Soy muy pava, y no puedo jurar que eso de que no conteste comentarios no vuelva a ocurrir. Sin embargo, quería dejar muy en claro que leo absolutamente todos sus comentarios (todos los que Disqus me avisa que me dejaron :-( porque había uno que Disqus no me mostró y me sentí completamente trolleada porque no lo había leído) y que los agradezco y disfruto y guardo profundamente en el fondo de mi corazón.

Ahora, después de este preámbulo muy – muy – cursi. Quería proceder a lo que realmente podría ser de un poquito de interés público y es:                                                                        

Tanto como lectora, como futura profesora de Inglés (YIA, DALE COLORS) considero que leer en un idioma que no es el propio es una de las mejores formas (por no decir LA mejor forma) de aprenderlo. Mi abuela, Polaca, aprendió Español después de los 18 años básicamente leyendo literatura Latinoamericana, y si bien yo estoy estudiando Inglés formalmente, diría que la mayor parte de mi habilidad en el idioma se lo debo a la lectura.

Poder leer en más idiomas además del propio es bacán, más que bacán. No solo se puede acceder a muchísima información que sencillamente no existe en tu idioma nativo (lo que amplía de forma abrumadora el conocimiento a tu disposición), sino que experimentas la majestuosa posibilidad (esto es lo que más me emociona) de poder leer textos prácticamente tal y cómo salieron de la pluma del autor. Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que los editores intervengan un poco los manuscritos originales, sin embargo, leer un libro en el idioma que fue escrito nos ahorra el catastrófico evento de tener que leer una traducción.

Las traducciones son terribles. Que me perdonen los traductores de corazón, pero honestamente muy – muy – pocas veces en mi vida me he enfrentado a una traducción satisfactoria. La sola traducción de los nombres ya me genera cáncer (podría escribir todo un libro de quejas y odio frente esta barbaridad) pero perdonémoslo pensando que los editores obligan a los traductores a hacerlo. Sin embargo, al comparar libros en Inglés versus su versión traducida en Español he descubierto omisiones de expresiones importantes tan groseras que desde que empecé a leer en Inglés que intento leer absolutamente todo libro que fue originalmente escrito en Inglés, en Inglés. Por supuesto que no siempre se puede, a veces me regalan libros (aprecio mucho que me regalen libros, mucho) en Español y jamás me atrevería a quejarme sobre ellos, pero cuando está en mi mano decidir sobre uno, siempre intento escoger la versión más original posible.

Leer en Inglés no es difícil. No es complicado, no es un demonio, ni muchísimo menos algo de temer. Leer en Inglés es una de las mejores cosas que podrían hacer. No solo por lo que dije anteriormente, sino también por los motivos obvios: en el mundo globalizado en el que vivimos actualmente, nos guste o no, saber Inglés vale oro. Y la mejor forma para empezar a aprenderlo, es leyendo. Es entretenido, es práctico, es eficiente, pero he aquíthe trick: requiere paciencia, esa es la única parte complicada.

El primer libro que me leí en Inglés, a los 15 años, fue The Host (La Huésped) por Stephenie Meyer, la misma autora de Crepúsculo, Edward, Bella y el romance adolescente (eran buenos libros, yo soy defensora de Meyer, pero opositora de las películas). Recién estaba revisándolo desde mi perspectiva actual, y para partir, el Inglés no era muy sencillo. Tampoco difícil, pero no les aconsejaría partir con The Host. Considerando lo mismo, me demoré tres meses en leer la primera mitad del libro (300 páginas aprox, de un total de 600) pero tres semanas en leer la segunda.

Esto ocurrió porque pasé la primera mitad del libro aprendiendo vocabulario nuevo. Al principio era ligeramente frustrante porque no entendía casi ninguna palabra, pero no olvidemos que era un libro especialmente difícil considerando mi edad, mi nivel de vocabulario en Español, y mi nivel de vocabulario en Inglés en aquél entonces. Pasé esos tres primeros meses avanzando una página por hora, porque entremedio me dedicaba a buscar todas las palabras que pudiera y que no entendiera en el diccionario (y a la antigua, porque en esa época todavía no existían los Smartphones). Insisto en “todas las palabras que pudiera” porque nunca podía buscarlas todas, y eso es algo que no se puede hacer hasta que tu Inglés es casi perfecto y por página encuentras 2 palabras que no entiendes en lugar de 20. Eran tantas, que intentaba escoger las que me parecieran más importantes, y las demás intentaba sacarlas por contexto. Como en aquél entonces para mí era pecado rayar los libros, pegaba papelitos en cada página anotando el vocabulario nuevo, y cada vez que me enfrentaba a una palabra que no sabía qué significaba, o la buscaba en los papelitos, o en el diccionario.

 photo leyendoeningles1.jpg
Mi proceso de lectura con el primer libro que leí en Inglés
Así pasaron tres meses, tres meses de esfuerzo, pero no de sufrimiento porque el libro me gustaba. Siempre que guste el libro, uno no tendría por qué sufrir ni frustrarse demasiado al principio. Además, después de avanzar un poco en un libro, las palabras comienzan a repetirse y cada vez se tienen que buscar menos y menos. Llegada la mitad del libro, si bien todavía había varias palabras que no entendía, me sentí con la seguridad suficiente para poder leer toda la segunda parte de un tirón, recurriendo muy poco al diccionario. Y cuando terminé, mi cerebro había absorbido un turro inmenso de vocabulario, expresiones, y formas verbales que no habría podido absorber en tres meses de ninguna otra forma.

Actualmente, mi lectura en Inglés es bastante más fluida, pero todavía me demoro mucho más que cuando leo en Español, y ello es algo a lo que sencillamente tendrán que resignarse. No les voy a mentir: leer en Inglés es más lento y más agotador. Después de que la mayoría de los libros que leo son en Inglés, leer libros en Español es genuinamente relajante, sin embargo, leer mis libros favoritos en sus versiones originales al mismo tiempo que perfecciono una herramienta que me servirá para toda la vida, es poderosamente reconfortante, especialmente cuando terminas el libro, cuando sientes que lo lograste y que insertaste un nuevo chip repleto de información maravillosa a tu cerebro.

Reading process
Mi actual proceso de lectura en Inglés con "Spirit House", por Mark Dapin
Algo importante a la hora de leer en Inglés es la complejidad del libro. En general casi todos los libros tienen un nivel medio, ni muy difíciles ni muy fáciles. Pero hay algunos que son más amigables para comenzar, y hay otros que ni siquiera los mismos gringos pueden leer sin un diccionario en mano.

David Foster Wallace es un escritor que conocí hace mucho tiempo gracias a la publicación de una porción de uno de sus ensayos en un diario local. Me enamoré de él, y tengo dos de sus libros. Sin embargo, su forma de escribir es tan difícil, tan compleja, tan desarrollada, tan – quizá – exageradamente elevada, que todavía no puedo leerlos. Incluso los mismo gringos se ríen un poco de la complejidad de su escritura, por lo que lo he dejado ahí, y estoy esperando a sentirme lo suficientemente segura con mi Inglés para embarcarme en ellos.

Un libro que SIN DUDA sugiero a las personas que quieran comenzar a leer en Inglés es mi libro favorito de la vida: The Cather In The Rye (El Guardián Entre El Centeno) por J. D. Salinger. Me parece que cualquier persona que quiera embarcarse en esta misión debería comenzar por este libro. Es un clásico de la literatura Norteamericana, es un libro maravilloso, es mi libro favorito (muy importante) y su Inglés es muy fácil. Utiliza mucho slang lolein que estoy segura que muchos ya deben conocer, vocabulario sencillo (porque se supone, también, que el muchacho que narra todo el libro no es particularmente intelectual por lo que no tendría que usar palabras complejas), es un libro cortito y muy entretenido.


Después de ese, denle con los que gusten, con los que les tinquen, con los que les sugieran, con los que se animen. Algunos otros tips:

1. Lean libros que ya leyeron en Español, pero ahora en Inglés (y que claramente les hayan gustado). Si su libro favorito está originalmente escrito en Español, igual, aunque sea una traducción, anímense a leerlo en Inglés para partir.
2. Lean libros cuyas adaptaciones cinematográficas hayan visto, o que para bien o para mal sean libros infinitamente populares y por ende, accesibles (con historias y/o nivel lingüístico sencillo y/o entretenido). Ejemplos: The Perks Of Being a Wallflower, The Fault In Our Stars (de los más recientes, populares y loleins), Girl, Interrupted, American Psycho, The Exorcist, The Amytiville Horror, The Lord Of The Ring, Harry Potter, Twilight etc. Y no olviden que los libros en Inglés a través de Bookdepository son ridículamente baratos.
3. Al partir, anoten en alguna parte el vocabulario nuevo. Ya sea en el libro (actualmente yo lo hago así, anoto encima de cada palabra que desconozco su significado), o en una hojita aparte, pero anótenlas. El mecanismo de escribir ayuda mucho a recordar.
4. Para la traducción de palabras específicas, mi diccionario favorito es Wordreference. Para traducción de expresiones y frases, aunque mi profesor de Literatura me asesinaría, Google Translator no es una mala opción. Ambas son páginas rápidas y que además tienen disponibles apps relativamente eficientes. Pero no ocupen Google Translator para traducir el libro completo, insisto en que lo usen solo para traducir frases de más de una palabra, que por lo mismo Wordreference encontraría con más dificultad.

Reading team
Mi actual equipo de lectura en Inglés :-D
No le tengan miedo a leer en Inglés, inténtenlo. Y si ya terminar un libro en Español es una experiencia satisfactoria y emocionante, el terminar uno en Inglés se sentirá todavía más como el haber vencido una barrera personal.

¡Anímense! Y si se animan me cuentan. Un abrazo muy grande, realmente espero que este post los entusiasme, y muchas – muchas - gracias por leer y comentar <3   

No hay comentarios:

Publicar un comentario