domingo, 3 de agosto de 2014

Artes varias y el fin de las vacaciones de invierno


Y se terminaron las vacaciones. Mañana vuelvo a clases, lo que produce una tristeza muy honda en mi corazón, pero me consuelo pensando que cada vez me falta menos para terminar mi carrera y ser libre de finalmente tomar el rumbo que quiero tomar EEEE ¡tres semestres! yaju (mis estudios universitarios son un tema sobre el cual vengo diciendo hace mucho tiempo que algún día dedicaré un post completo). Pero hoy no vengo a lamentarme sobre mi regreso a clases sino a compartir con ustedes las artes varias que amo además de la Literatura, y que se notan a través de mis redes sociales pero de las cuales nunca había hablado propiamente hasta ahora (y que casualmente he explotado mucho durante estas vacaciones de invierno).

Además de la Literatura, siento una pasión especial por las artes visuales. La fotografía, la filmación, el dibujo, el diseño. Esos son los campos en los que a lo largo de mi vida más he concentrado, pero diría que en general me gusta todo arte.

Debido a lamentables circunstancias que alguna vez contaré, jamás he podido educarme formalmente en estas áreas, pero como me gustan y apasionan tanto, me he esforzado mucho en ser autodidacta y aprender todo lo que se pueda sola.

La fotografía diría que es mi gusto y pasión más grande después de la Literatura. Lamentablemente, este último tiempo no he podido generar mucho material porque 1. aún tengo un poco de miedo de sacar mi cámara digital a la calle (por todos los robos que me han atormentado el último tiempo y de los cuales he escrito mucho y me acuerdo y me da pena) y 2. porque casi toda la fotografía que he estado capturando últimamente ha sido análoga. Por motivos que desconozco y que deben ser completamente inconscientes, la cámara análoga no me ha dado miedo sacarla, y durante las vacaciones tomé hartas fotitos. Sin embargo, como estoy esperando a terminar mi segundo rollo para mandar a revelar los dos juntos es que ni yo ni nadie ha podido ver muchos resultados de mis últimas inquietudes fotográficas (lo que de cierta forma me apena un poco porque me hace sentir que he sido poco prolífera fotográficamente el último tiempo, pero son tonteras mentales mías).

Camarita amiga

Si alguien gusta ver más de mi fotografía, click aquí para ir a miflickr.

Lo que sí he estado haciendo mucho el último tiempo, y con lo que he estado atormentando a mis seguidores de Instagram a lo largo de todas las vacaciones de invierno, ha sido dibujar y más recientemente, practicar lettering.


Durante toda mi vida he sido de manos torpes. Soy pésima para hacer cosas matemáticamente precisas, con dificultad se tomar bien las tijeras, y tengo que admitir que en general tengo poca paciencia y poca tolerancia a la frustración. Por lo mismo, nunca pensé que pudiese dibujar seriamente. Durante toda mi vida he amado hacer monitos tontos y caricaturas, de muy niña (4-5 años) hacía comics extraños de niñas con enfermedades raras (no sé por qué, era ligeramente raro si lo contemplo en perspectiva) y a lo largo de todo mi historial académico he repletado todos mis cuadernos con dibujitos. Siempre pensé – y todavía lo pienso un poco - que eran dibujitos tontos, desprolijos y que a nadie interesarían. Sin embargo, un buen día, como a mí me entretenía mucho hacerlos, me decidí a compartirlos, y descubrí que a varias personas les parecían simpáticos.

Paralelamente, si bien consideraba que era un mundo completamente inalcanzable para mí, comencé a investigar y a enamorarme de muchas ilustradoras e ilustradores y, de pronto, me percaté que los dibujitos no tenían por qué ser necesariamente prolijos para ser simpáticos y, quizá, visualmente agradables. Descubrir algunos de los dibujos de Gemma Correll y Catalinabu (ilustradoras que quiero mucho), más el apoyo y entusiasmo de maravillosas personas de la internec (un día dedicaré todo un post a mi amor por la internec) me entusiasmó muchísimo a ponerle cada vez más empeño a mis dibujitos tontuelos y así es como actualmente me hallo sumamente motivada dibujando de todo.


Sin embargo seguían (siguen) siendo caricaturas.

Siempre he amado absolutamente todo tipo de representación artística realista, creo que es precisamente éste uno de los motivos por los que también amo la fotografía, y siempre me cautivó poderosamente la ilustración realista. Mi papá ilustra, tiene unos dibujos que dejan sin aliento (como la máquina de escribir que me dibujó para la cabecera del blog) y crecí admirando ese tipo de habilidad. Pero si me era difícil dibujar una tetera, durante un largo tiempo ni siquiera consideré intentar dibujar algo de forma realista, aunque mi papá siempre insistió en que no tenía motivos para no intentarlo.

Un buen día lo intenté. Durante el colegio había descubierto que podía hacer representaciones no tan malas de fotos en pintura, acrílicos, por lo que dije “por qué no intentar copiar una foto”. Partí copiando una foto de Edward Norton de Fight Club y el inicio fue terrible, tan terrible que me daba vergüenza ajena. Sin embargo, tal y como lo hacía con la pintura, empecé a depositar la poca paciencia que tengo en dedicarme a los detalles. El dibujo y la pintura es lo único que requiere mucha dedicación y que, por algún motivo, me relaja y no me agota la paciencia. Y al cabo de un par de días había hecho un retrato que no daba tanta vergüenza ajena. Sentí que había descubierto que podía hacer algo que no tenía idea que podía hacer, y aprovechando el entusiasmo, otro buen día me animé a dibujar un Chucao, uno de mis pajaritos favoritos de la fauna Chilena.

El Chucao terminó no siendo un retrato preciso, terminó siendo un pajarito de mi propia creación que nació con ayuda de tres fotografías distintas y que se parecía a un Chucao. Pero al fin y al cabo era un pajarito, a nadie le quedaba la duda de que era un pajarito, lo había pintado con lápices a palo (era segunda vez en mi vida que intentaba dibujar algo “realista” y primera vez que pintaba algo con lápices a palo) y sentí que reafirmaba un talento que pensaba no tener pero que para mi sorpresa quizá si estaba ahí y tan solo necesita ser pulido y practicado.  

Pajarito

Hace poco mi mamá, que siempre me pedía ayuda para combinar los colores de sus mosaicos porque decía que ella no sabía hacerlo (le gusta el mosaico) también se atrevió a dibujar. Había crecido pensando que tenía un cerebro matemático, que no servía para el arte, que dibujar era algo matemáticamente imposible de hacer para ella, pero un buen día se animó, así nomás, por primera vez, y el resultado fue alucinante. Hasta mí, a mi papá y a mi abuela y a todos se nos cayó la mandíbula de la sorpresa.

La plantilla de mosaico dibujada por mi mamá
Lo que me lleva a concluir, después de esta autorreferente narración, que quizá todos tenemos muchos talentos que no tenemos idea que tenemos y que solo nos falta animarnos, intentar ¿cómo pueden saberlo si jamás lo han intentado? no se pierde nada con probar.

Otra cosa con la que me animé a intentar y seguir poniéndole empeño porque siempre me había gustado y nunca había podido lograr algo ligeramente satisfactorio, fue con el anteriormente mencionado Lettering.

Siempre me había gustado el Lettering, siempre había visto muchos… ¿cómo se les llama a los que hacen lettering? ¿diseñadores, ilustradores, lettering-istas? Bueno, a ellos, siempre veía a muchas personas en general, amigos y conocidos que hacían lettering, y si bien hace mucho tiempo que intentaba, copiando la mayoría de las veces, nunca me salía nada satisfactorio. Sin embargo, estas vacaciones me puse a investigar, a preguntar, hacer un research exhaustivo (y quizá innecesario pero no hallé ninguna otra forma de resolver muchas de mis dudas) y de pronto me descubrí practicando y obteniendo por fin, resultados que si bien todavía necesitan mejorar me hacían sentir orgullosa y satisfecha conmigo misma.


Además de mi flickr de fotografía, tengo también un flickr para mis dibujos y ahora letterings, por lo que los invito a echarle una miradita si gustan, y a stalkearme con absoluta confianza en todas mis redes sociales.  También tengo un canal de youtube y otro de vimeo, a los que subo mis inquietudes cinematográficas/filmísticas, y… eso.

Iba a contarles también sobre mi afición por la filmación, pero es un mundo que todavía se me hace tan inalcanzable y técnicamente complejo que siento que todavía no puedo decir mucho. Lo amo. Amo la filmación, amo el cine, amo la capacidad de poder fusionar casi todas las artes en una, pero todavía estoy aprendiendo lo básico. Filmando muchas, muchas tonteras con mi camarita amiga para tener material con el que poder hacer algo, e intentar aprender a usar los programas de edición al mismo tiempo que intento aprovechar toda oportunidad que amerite un video. Estoy intentando embarcarme en time lapses con la ayuda de mi timer remote, en mini documentales (el día que experimente algo que valga la pena documentar, como un viaje) y… próximamente, espero, video blogs.


Antes de despedirme, después de compartir con ustedes mi interés por las artes varias y en las que me he entretenido durante estas bellas vacaciones de invierno que OJALÁ NO TERMINARAN JAMÁS, quería contarles sobre algunas otras cosillas de las que pretendo escribir/hacer posts en los siguientes días/meses/semestre.  

1. Estoy actualmente leyendo el libro que me envió Bookdepository (FOR FREE, EEE, qué vivan las cosas gratis) para que reseñara. La verdad es que no tenía ni una gota de expectativa, pero Spirit House (por Mark Dapin) ha resultado mucho mejor de lo que esperaba. Apenas termine vendré acá con una reseña, pero considerando lo mucho que me ha gustado hasta ahora, realmente espero que los editores estén considerando una edición en Español (si no, siempre he soñado en yo misma traducir los libros que me gustan).

Spirit House

2. En Instagram, hartas personas me entusiasmaron muchísimo con hacer un video hablando de mi proceso aprendiendo Lettering, por lo que espero venir pronto también con él.

Y finalmente, como comentario sobre el futuro personal 3. Este semestre comenzaré mi práctica docente con estudiantes de media y TENGO MUCHO MIEDO, porque imagínense, va a ser completamente ridículo, yo con mi cara de cabra chica teniendo que hacer que… LOLOS de la edad de ALGUNOS AMIGOS (17-18 años) me digan “Miss”, oy, envíenme fuerza.

Como siempre, agradezco muchísimo muchísimo sus comentarios, su entusiasmo, su motivación y continuo apoyo de las cosillas que hago, y les deseo que tengan una muy bonita semana <3 les envío fuerza para el dolor en el caso de las personas que tengan que volver a clases igual que yo y… ¡ah si! Los invito a visitar a las queridas nuevas páginas amigas de mi blogsito (a mano derecha): El blog de la gran, bonita y lolein Vale Millán, quién es probable que ya varios conozcan (con quién tenemos un proyecto muy interesante y bonito que esperamos poder compartir pronto) y el de la gran, bonita y talentosa Javi, cuyos dibujos admiro con todo mi corazón y ustedes también deberían admirar porque es producto nacional de alta calidaT.

Los dejo invitados también a seguirme en mis (infinitas) redes sociales que pueden encontrar en unos botoncitos muy feos a mano izquierda que pretendo arreglar apenas pueda y… eso. Un abrazo grandote y muchas gracias por leer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario