sábado, 21 de junio de 2014

The Haunting Of Hill House, por Shirley Jackson


Finalmente, finalmente, después de un semestre largo y particularmente difícil, me terminé The Haunting Of Hill House, por Shirley Jackson. Siento que hace tanto tiempo no escribo una reseña, que temo que me salga fea y mala, por lo que desde ya me disculpo ante una eventual falta de prolijidad.

Mi primera sensación después de voltear la última página fue: qué.

Apenas terminé el libro, esas inseguridades de mi manejo del Inglés volvieron a atormentarme ligeramente porque lo cierto es que desde la mitad del libro en adelante las cosas se ponen algo confusas. Temí que – como me ha pasado otras veces, aunque afortunadamente creo que mi inseguridad en esto está disminuyendo – mi todavía no dominio total del Inglés me hubiese jugado una mala pasada y que realmente las cosas no hubiesen sido tan confusas como me pareció leerlas. Sin embargo, acabo de leer algunas reseñas escritas por otras personas (hablantes de Inglés nativos) y, afortunadamente, me di cuenta que no es que yo haya entendido las cosas mal, sino que efectivamente Shirley escribe así.

No quisiera entregarles una mala impresión de la buena Shirley, su escritura es ligeramente confusa, pero no más que la de un libro que juega con la realidad y la percepción del lector a través de la percepción de los personajes. Recordemos que leer un libro en un idioma que no es el nuestro suele transformar las cosas relativamente confusas en ligeramente más confusas, por lo que no es que a la escritura de Shirley le falte algo (es perfecta) sino que a mí me falta dominio del Inglés para no confundirme con técnicas narrativas ligeramente más complejas, más elevadas, más geniales de lo normal. Estoy segura que leer este libro en español debe ser una experiencia más aterrizada y menos volátil.

The Haunting Of Hill House, trata de un doctor que investiga fenómenos paranormales desde una perspectiva científica, que decide invitar a dos jóvenes mujeres cuyas vidas se han encontrado en breves ocasiones con lo paranormal, más a un heredero de la casa, a Hill House, una casa/mansión gótica antiquísima de terrible fama, para investigar en primera persona los fenómenos paranormales que – se dice – ocurren allí.
“Hill House, not sane, stood itself against its hills, holding darkness within; it had stood so for eighty years and might stand for eight more. Within, walls continued upright, bricks met neatly, floors were firm, and doors were sensibly shut; silence lay steadily against the wood and stone of Hill House, and whatever walked there, walked alone.”
{Hill House, no cuerda (sutilezas del Inglés, una forma bonita de decir “demente”, “loca”), se levantaba en contra de (“apoyada en”) sus colinas, conteniendo oscuridad en su interior; se había sostenido de esta forma durante ochenta años, y podría sostenerse (de ésta forma) por ochenta más. En su interior, las paredes permanecían derechas, los ladrillos encajaban perfectamente, y las puertas estaban prudentemente cerradas; el silencio reinaba incesantemente en contra de (“apoyado en”) la madera y la piedra de Hill House, y lo que fuera que caminara allí, caminaba en soledad.}

Tal y como lo narra Shirley, con una prosa femenina, dulce, suave, particularmente bonita y sensible; Hill House es una casa maldita desde los cimientos. Está construida de forma antinatural, insultando todo paradigma de belleza arquitectónica, de forma que todo está ligeramente chueco, sin embargo, calza perfectamente en medio de su imperfección. Las puertas están construidas de modo que permanezcan cerradas y las habitaciones están dispuestas en formas de círculos concéntricos, lo que dificulta muchísimo el transitar entre ellas.

Antes de leer el libro en sí, todo lo que leía en torno a él parecía prometer una historia de casas embrujadas corriente (aunque con una maestría literaria particularmente superior). Sin embargo, The Haunting Of Hill House resultó ser una novela de terror bastante distinta del resto. Lo que es interesante, es que durante el desarrollo del libro notamos que tanto el doctor como las personas con las que fue a la casa, esperan una casa embrujada tradicional, con historias de espíritus errantes debido a algo que los hizo permanecer atados a la dimensión de los vivos, pero Hill House también los sorprende a ellos. Hill House no tiene fantasmas, o ello es lo que parece – ésta es una de las áreas que queda a juicio del lector – sino que la casa es la que está embrujada, la casa, la casa en sí es como si estuviera viva y fuese la que cubre con un manto sobrenatural a todo aquél que ingrese a ella.

Tal y como mencionaba anteriormente, es importante hacer hincapié en la gran cantidad de información que Shirley deja al lector para interpretar por su cuenta. Existen muchas cosas, muchas señales, muchos detalles, que jamás son explicados en el libro, pero que no pueden quedar al azar: desde quién o qué era el causante de las manifestaciones en Hill House, hasta por qué tenía Mrs. Dudley que guardar siempre la vajilla a la misma hora. Sin embargo, se nota, gracias a la prolija y preciosa narrativa de Shirley Jackson, que todos esos cabos no quedaron sueltos porque sí, sino que ella decidió que así fuera, porque hay un motivo, porque ella decidió que cada lector se permitiera darle la interpretación que considere apropiada para el libro.

¿Si recomiendo este libro? Sin duda alguna. La calidad prometida se cumple. Shirley es una maravillosa escritora y hace tiempo que no me maravillaba tanto con la belleza de una forma de escribir, menos en Ingles. Desde la primera línea, que habla de la sanidad y los sueños, que quedé completamente prendida de su narrativa. Sin embargo, lamento muchísimo decir que en lo personal, esperaba disfrutar más de este libro de lo que lo disfruté. Claramente, lo disfruté, pero he disfrutado más otros libros. No porque el libro sea malo, para nada, sino porque sencillamente no era lo que quería leer.


Si buscan personajes aterrorizados, espíritus errantes, o escenas entrañablemente perturbadoras (que es lo que yo buscaba), no las encontrarán en The Haunting Of Hill House. Pero encontrarán a personajes con una psicología interior compleja e individual, maravillosas descripciones de una construcción surreal y particularmente perturbadora en su rareza, y una narrativa hermosa, admirable exponente de la belleza y la fortaleza femenina.

Yo digo que si tienen la posibilidad de leerlo, háganlo; existe en Español, es cortito y es de una calidad que sí o sí deja huella en el lector. Si alguien después lo lee, o ya lo leyó, lo invito a comentar qué le pareció :-D Lo que es yo, me gustó muchísimo la prosa de la buena amiga Shirley, por lo que pretendo seguir leyéndola, especialmente “The Lottery”, uno de sus escritos más celebrados, ahí les contaré cuando lo lea.

Como siempre, agradezco muchísimo sus comentarios <3 muchas gracias por los bonitos mensajes que me dejaron en la entrada anterior, los ánimos, la buena onda, y los bonitos sentimientos. Realmente los aprecio mucho, y quisiera mencionar que cada comentario diciendo que les gusta el blog, que los hace sentirse identificados, que los entusiasma con la lectura, me hace sentir que mi labor vale la pena <3 y me energiza todavía más de ganas para seguir con esta plataformilla. Realmente muchas gracias <3

Tengo en mente muchas otras cosas para escribir y publicar por estos lados próximamente, por lo que ¡espero volver pronto! Un abrazo grande, y muchas gracias por leer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario