lunes, 23 de junio de 2014

Libros que requirieron tiempo para ser significativos, parte 1



¿No le ha pasado que a veces terminan un libro, dicen “meh”, se preparan inconscientemente a reducirlo a la porción de “asuntos irrelevantes” de su cerebro y de pronto se dan cuenta que lo recuerdan constantemente durante la cotidianidad de sus días? ¿no? ¿soy muy rara? A mí me ha pasado con varios libros, y hoy vengo a contarles de tres de ellos.

Cuando terminé Demian (Hermann Hesse), American Psycho (Bret Easton Ellis) y Tokio Blues (Haruki Murakami) experimenté un sentimiento bastante similar con los tres: me habían dado igual. Incluso, me atrevería a decir que sentí un ápice de decepción, disgusto, inconformidad. No escribí reseñas ni de Tokio Blues, ni de Demian (la de American Psycho esta aquí) sin embargo recuerdo bien lo que me molestó de cada uno de los libros.

La primera vez que leí Demian estaba en el colegio. No recuerdo en qué curso exactamente, pero el libro no significó mucho para mí. No recuerdo nada que me molestara particularmente, pero sencillamente lo olvidé, como otros libros que me obligaron a leer en el colegio. En el caso de Tokio Blues, recuerdo que lo leí cuando todavía estaba en el colegio, sino me equivoco en tercero medio, y esa mezcla entre descripciones sexuales muy explícitas y sentimientos depresivos me dejó con una sensación perturbadora en la boca del estómago. En el caso de American Psycho, tal y como lo menciono en mi reseña, el final me decepcionó, sentí no que llevaba a ninguna parte.

Es interesante como la madurez, el crecer, el vivir (yia, le estoy poniendo mucho color) ayuda a contemplar las cosas de un prisma distinto, y me alegra notar que hoy puedo apreciar cosas que algún tiempo atrás no pude. En el caso de los libros, no es que las cosas que mencioné anteriormente no existieran, o desaparecieran. Aquellas características que menciono de American Psycho y Tokio Blues efectivamente son así, sin embargo, con el tiempo esas características mutaron y pasaron de ser cosas que me parecían negativas, a interesantes o incluso positivas; otras también pasaron a segundo plano, asuntos que me resultaban relevantes dejaron de serlo y de pronto me hallé apreciando mucho esos libros, guardándolos en mi memoria con un cariño especial.

Les contaré, uno por uno.

sábado, 21 de junio de 2014

The Haunting Of Hill House, por Shirley Jackson


Finalmente, finalmente, después de un semestre largo y particularmente difícil, me terminé The Haunting Of Hill House, por Shirley Jackson. Siento que hace tanto tiempo no escribo una reseña, que temo que me salga fea y mala, por lo que desde ya me disculpo ante una eventual falta de prolijidad.