viernes, 21 de febrero de 2014

Crítica de "Cumbres Borrascosas" (Wuthering Heights) por Emily Brontë.

Personalmente, un libro me parece considerable desde el momento en que suscita emociones intensas y disfrutables al interior del alma del lector. Si evaluáramos la calidad de los libros, basándonos en la intensidad de estas emociones, tan solo por ello, Wuthering Heights (Cumbres Borrascosas) calzaría inmediatamente como la obra maestra que mundialmente es considerada.


Por algún motivo, el título “Cumbres Borrascosas”, al igual que otros como “Lo que el viento se llevó” o “Breakfast at Tiffany’s” siempre, desde que soy muy niña, me sonó, incluso antes de saber qué era. Hoy sé que es porque ha tenido mucha fama y éxito tanto en la literatura como en el cine, sin embargo, antes de leer el libro sabía muy poco de él. Lo único que sabía, o lo único a lo que me sonaba gracias a minúsculos comentarios que algunas personas habían soltado al aire, era que parecía ser una historia de romance.

Cuando  me dijeron que tendría que leerlo en una versión reducida para la Universidad, no sentí un mayor entusiasmo. Se lo comenté a un par de personas adultas, y todas parecían ubicar a “Cumbres Borrascosas” de la misma forma que yo: como una historia de amor, clásica, sí, pero sin nada que recordaran que la distinguiera de un romance cualquiera y muy cursi. 

Solo una amiga muy querida leyó Cumbres Borrascosas antes que yo, e intentó entusiasmarme. Incluso ella también escribió una reseña, muy bien escrita por cierto. Pero aun así no hubo caso.

Solo cuando leí el libro, incluso de forma superficial pues era una versión groseramente reducida, pude darme cuenta de su genialidad. Y es que no se necesitan mayores antecedentes, ni mayores conocimientos literarios, ni un mayor análisis para inmediatamente caer rendido ante esta novela.

Hay algo que quisiera dejar muy claro: Cumbres Borrascosas está lejos, LEJÍSIMOS de ser una historia de amor convencional.

La versión reducida me gustó tanto, y para ser reducida produjo tantas sensaciones en mi interior, que me propuse leer la versión completa y original, o jamás podría sentir que podía opinar de ella con propiedad. Y vaya que valió la pena.

Cumbres Borrascosas es un libro que puede ser disfrutado absolutamente desde cualquier ángulo: superficialmente, es entretenidísimo, atrapante, misterioso, brutal. Y si se comienza a escarbar un poquito, su estructura es tan, pero tan perfecta que me abruma siquiera intentar explicarlo; por primera vez comprendo cómo es que existen tantos libros que se dedican a analizar esta obra.

Cumbres Borrascosas es la historia de dos personajes malditos, concebidos con la constante sensación de que en algún momento se van a transformar en héroes, príncipes y princesas, que vivirán felices para siempre, pero que nunca llegan a lograrlo (no les estoy contando el final, éste es solo el principio). Y que en su lugar, juntos (con un importante aliño social) destruyen la posibilidad de estar juntos, y se embarcan una misión bizarrísima y muy violenta para vengarse del otro, arrasando con todo a su paso. Todo lo que amaban, lo que podrían haber amado, lo que los amaba. Absolutamente todo. Echándose constantemente la culpa por no poder estar juntos, atormentados por un amor poderosísimo, obsesivo y enfermo.

Heathcliff, el personaje que podríamos decir que hace más acto de presencia a lo largo de la novela, es ese galán abrutado que todos los corazones sensiblones estamos esperando que en cualquier momento se transforme en el amante de nuestros sueños. Sin embargo, a medida que avanza la novela, cada vez parece alejarse más de ello, transformándose en uno de los personajes más malvados que he descubierto, más malvado que psicópatas, asesinos y torturadores que conocido en otros libros.

Sin embargo, Catherine Earnshaw, la bella y pasionalmente “amada”,  no se queda atrás. Siendo quizá la gatillante de todos los males de la  novela, el cerillo que enciende una bomba. Recién estaba conversando con una amiga sobre quién sería el más malvado, si Heathcliff o Catherine; y después de su argumentación, diría que el asunto es bastante parejo, entre consecuencias de crianza y malas costumbres de la alta sociedad. Aspectos que notarán en el minuto que lean el libro. 

Si tuviera que utilizar una palabra para describir esta obra sería: brutal. Los personajes, con sus variadas psicologías construidas con una genialidad que no me cabe en la cabeza (en la que los contextos sociales y la crianza son respetados con una habilidad irrisoria) son desesperantes, repugnantes, desesperanzadores, adorables, entrañables, maravillosos, horrorosos, y absolutamente todo adjetivo del diccionario. Este libro me produjo tantas emociones intensas, desde la pena más profunda al odio más intenso, que literalmente mordí el libro varias veces y tuve que contenerme de no arrancar algunas páginas. Mi pololo es testigo de las exclamaciones que soltaba mientras lo leía.

De lenguaje fuerte y adelantado, con insultos como “slut” en un libro escrito por una mujer a principios de 1800; armónico, bello, perfectamente construido palabra por palabra, de escenarios dramáticos y poderosos, Wuthering Heights es sin duda uno de los mejores libros que he leído en mi vida. Jamás habría sospechado que me gustaría tanto.

Tengo la sensación de que Cumbres Borrascosas es un libro subestimado en Chile, por su errónea fama de libro romántico para mujer, y por su fama de libro viejo y fome. Sin embargo, quisiera que estos motivos desaparecieran de la existencia, pues no podrían ser más alejados de la realidad. Efectivamente es un libro antiguo, pero si leyeran el original, se sorprenderían de lo moderno que es el lenguaje para haber sido escrito hace un chillión de años. Y, sin duda, no es un libro para solo para mujeres. Esas cosas de libros para determinados géneros, al igual que cualquier estereotipo, es una estupidez.

¿Qué si lo recomiendo? No solo lo recomiendo. Sino que le sugiero imperativamente que vaya a su librería más cercana y lo lea ahora. Ya sea en Español o en Inglés. Pero lean la versión completa, siempre versiones completas. No a la versiones reducidas.


Me emociono tanto, que siempre siento que los reviews de los libros que más me gustan, son los que peor me quedan. Pero espero que al menos el mensaje, aunque quizá no estuviera escrito con demasiada belleza y/o prolijidad, quedara claro: Usted debe leer Cumbres Borrascosas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario